Inicio / Especiales / Santa Cruz, el otro “dueño” del aeropuerto

Santa Cruz, el otro “dueño” del aeropuerto

En la historia de despojos de tierras para construir el aeropuerto internacional Miguel Hidalgo de Guadalajara, falta incluir al ejido de Santa Cruz del Valle.

Como sucedió con los ejidatarios de El Zapote, fueron afectados mediante un decreto expropiatorio en 1975 aunque antes habían sido afectados al arrebatarles sus tierras por medio de la violencia.

Los ejidatarios como sucedió con sus vecinos del Zapote, sufrieron la expropiación de 298 hectáreas mediante un decreto publicado el diez de septiembre de 1975 y tras una prolongada lucha legal de más de 20 años, los ejidatarios han conseguido sentencias favorables con resoluciones que declararon nulo el proceso y ordenan la indemnización de las tierras pero a precios comerciales actuales.

Como sucedió con el ejido El Zapote, los campesinos de Santa Cruz del Valle fueron afectados con 298 hectáreas que cercenaron el ejido formalizado en 1935, para utilizar la superficie en el proyecto de lo que ahora es el Aeropuerto Internacional Miguel Hidalgo.

Los primeros planes para una aeropista comenzaron en 1928 con el presidente Plutarco Elías Calles, quien buscaba construir un aeródromo para la Secretaría de Guerra y Marina.

En 1947 durante el gobierno de Miguel Alemán Valdés, comenzaron formalmente los trabajos de la terminal pero ahora como “campo de aterrizaje”, obras que fueron realizadas por la Construcción Latina, S. A.

En 1951 utilizando la fuerza del estado a través del ejército mexicano, el gobierno federal toma posesión de las hectáreas que necesitaba para el proyecto del aeropuerto arrebatando 307 hectáreas al ejido del Zapote, 196 a Santa Cruz del Valle, 14 al ejido Toluquilla y cuatro a San José del Valle.

Según cuentan ejidatarios de Santa Cruz, el desalojo fue violento pues los militares entraron arrasando todo y golpeando a quienes se oponían. Como consecuencia de este atropello, algunos fueron procesados y otros enviados al hospital.

Aunque mantuvo ocupadas las tierras desde 1951, es hasta el 10 septiembre de 1975 cuando el gobierno federal expropia 298 hectáreas de Santa Cruz del Valle y el 19 de septiembre de 1975 un total de 307 hectáreas del ejido de El Zapote.

Por las tierras expropiadas el gobierno paga como quiere y sin guardar las mismas proporciones. Por ejemplo, a Santa Cruz del Valle, el gobierno otorga una indemnización de ocho millones de pesos, un promedio de tres pesos metro cuadrado.

Casi por la misma superficie (nueve hectáreas más), para El Zapote el pago es de 40 millones de pesos por 307 hectáreas, lo que significa poco más de 37 pesos por metro cuadrado.

Curiosamente cuatro años antes de esta expropiación a los ejidos, en 1971, un grupo de particulares con familias como los Jarero, Barba y Ramírez, fueron afectados con varias hectáreas para la terminal aérea y les pagaron 40 pesos por metros cuadrado.

En 1997 el ejido de Santa Cruz del Valle interpone el amparo 528/1997 ante el Juzgado Cuarto de Distrito en Materia Administrativa, donde piden la nulidad del decreto. El juez resuelve a su favor y declara nula la expropiación por violaciones a los derechos de garantía de audiencia y una inadecuada indemnización.

El amparo se fue a revisión pero la sentencia es confirmada por el Cuarto Tribunal Colegiado al pronunciarse el tres de octubre de 2013 según expediente 761/2013.

Y por último, el Segundo Tribunal Colegiado resuelve el dos de marzo de 2017 el recurso de inconformidad 30/2016 donde establece los criterios con los que debe indemnizarse las tierras de los afectados.

En concreto, tendrá que hacerse un nuevo avalúo a valor comercial actual y cumplir con lo establecido en la Ley Agraria que determina que el pago tendrá que realizarse en su valor comercial y en función del destino de las tierras.

Los ejidatarios de Santa Cruz del Valle conservan 101 hectáreas de la superficie expropiada y el aeropuerto mantiene la posesión de 196 hectáreas.

No obstante, pese a que también fueron perjudicados con expropiaciones de sus tierras para construir el aeropuerto, no han sido convocados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para negociar como sí lo han hecho con El Zapote.

El conflicto amenaza con convertirse en una gigantesca bola de nieve, ya que también ellos ganaron el amparo definitivo que anula la expropiación y ordena un pago justo.

A diferencia de las movilizaciones realizadas por ejidatarios de El Zapote, los de santa Cruz del Valle no han querido seguir el camino de las manifestaciones y aseguran que todavía creen en las instituciones por lo que por la vía legal reclaman el pago justo.

Sin embargo, pese a su buena voluntad, han estado hasta ahora excluidos de las mesas de diálogo realizadas con la Secretaría de Comunicaciones y transportes y el grupo Aeroportuario del pacífico.

Según sus avalúos, las tierras afectadas tendrían un costo de 800 pesos metro cuadrado y aunque el decreto expropiatorio señala 298 hectáreas, los ejidatarios de Santa Cruz piden la indemnización sobre las 196 hectáreas en posesión del aeropuerto.

En sus estimaciones, estarían dispuestos a aceptar poco más de 600 pesos por metro, lo que daría como monto unos mil 200 millones de pesos.

Por si fuera poco, los dirigentes del ejido de Santa Cruz del Valle, advierten que también en los planes de construir una segunda pista en la terminal aérea, tendrán que tomarlos en cuenta.

Revelan que al menos 30 hectáreas de las 137 que necesita el Grupo Aeroportuario del Pacífico para su ampliación y que hoy negocian con el Zapote, son tierras que les pertenecen y que están en disputa con el otro ejido en un expediente que se ventila en el Tribunal Agrario 15.

 

 

• Paralelo 20

Te puede interesar:

Actores rompen acuerdos por 2018

El diputado Ismael del Toro, pide que para la discusión que viene en el Sistema …