Inicio / Especiales / Mototaxis Vs inmovilidad

Mototaxis Vs inmovilidad

Miles de pequeñas unidades llamadas “mototaxis” circulan por la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Por Georgina Iliana García Solís

Un rosario cuelga de su parabrisas. En un espacio de menos de un metro cuadrado – la dimensión para el asiento del conductor de un mototaxi- Reyes Martir, un hombre robusto de 1.85 metros de altura, realiza de 25 a 50 viajes diarios en el fraccionamiento Chulavista.

El rosario es su protección en una zona, en la que un mototaxi puede ser blanco de los asaltantes y a la vez, una trampa de criminales para robar a pasajeros.

Este servicio es la solución a la inmovilidad de Tlajomulco de Zúñiga, donde circulan menos de dos unidades del transporte público (1.55) por cada mil habitantes, el número más bajo de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

En el municipio tapatío- por ejemplo- operan 10.76 camiones por cada mil habitantes y el promedio metropolitano es de 5.99, según datos del Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial (POET).

“Es muy complicado transportarte en esta zona, mucho”, dice Aracely, habitante de Jardines de la Hacienda, quien añade: “Todos los camiones pasan muy llenos, más en la mañana. Si estás retirado de la terminal ya no dan paradas porque ya vienen bien llenos desde allá. Seguimos esperando, se nos sigue haciendo tarde…”

En su colonia no pasan rutas del transporte público. La parada más cercana está a cinco minutos, en el ingreso del fraccionamiento Las Jirafas. Ahí aborda el 50 A o el 176 A.

Para llegar a ese punto, tiene que tomar carros de servicio pirata o mototaxi, que le cobran 5 pesos por viaje.

“El 50 A tarda una hora en pasar y a veces que pasa va bien lleno y ya no da parada… Hay que esperar el otro y es otra hora”, reprocha.

Reyes Martir señala que la gente demanda el servicio de la “motito” en esta zona, para poder salir de sus viviendas. La necesidad se convirtió en una oportunidad para él.

Después de 25 años de ser chofer de transporte colectivo se autoempleó con un mototaxi.

“Es menos presión de tráfico, es menos presión de tiempo”, refiere el conductor, quien cobra de 10 a 50 pesos por viaje.

Reconoce que este transporte tiene sus inconvenientes: son vehículos frágiles que no representan una protección en caso de un accidente y en el Valle todos se cuidan de todos.

El pasajero busca mototaxis con una sola persona abordo para evitar ser víctima de un robo y los choferes buscan hacer viajes por rutas seguras.

“A las brechas no voy, ahí cualquiera puede tumbarme.  Luego, luego se ve a la persona si es lacra, yo les digo que voy a la gas o no puedo porque ando ponchado para no exponerme”.

Los mototaxis ¿en vías de desaparición?

La secretaría de Movilidad anunció el año pasado su intención de mudar el servicio de mototaxi a vehículos de cuatro ruedas, pero a la fecha no hay avances.

Automóviles blancos con líneas rosas y carros compactos, con letreros que dicen “taxis comunitarios”, han surgido en el fraccionamiento de Santa Fe y alrededores.

Este fenómeno fue detectado por el Ayuntamiento de Tlajomulco de Zúñiga, en el censo de mototaxis que realizó en 2016. En este conteo se registraron 727 unidades.

El jefe de Movilidad de este municipio, Javier Sahagún señala que antes circulaban más de mil 500 en su territorio y que si bien, -no se contabilizaron todos por falta de documentos que comprueben la propiedad -, no son más de mil 200 los que operan actualmente.

“Muchos han emigrado a otro tipo de transporte, ése es el motivo por el cual ha ido a la baja, también porque eran demasiados y ya no eran costeables para ellos”, afirma el funcionario municipal.

La disminución de mototaxis – de la que habla la autoridad- ocurre a casi 11 años de que surgieron en el Valle de Tlajomulco.

Según los vecinos de esa zona, los primeros en realidad eran bicitaxis y empezaron a circular en Villas de la Hacienda.  Al paso de los años se extendieron a toda la Zona Metropolitana de Guadalajara.

La secretaría de Movilidad calcula que 3 mil mototaxis trabajan en la metrópoli.  La mayoría se concentra en Tlajomulco de Zúñiga. Los otros municipios con más unidades son El Salto, Tonalá y Tlaquepaque.

Todos prestan el servicio de forma irregular, reconoce el director de Transporte, de la secretaría de Movilidad, Gustavo Flores.

Alrededor de 300 unidades obtuvieron en 2010 permisos por un año que no fueron renovados y otros consiguieron amparos que ya vencieron, recuerda el funcionario estatal.

Los mototaxis que circulan actualmente, están dados de alta como vehículos de uso privado y pagan su refrendo como tal.

Gustavo Flores admite que no pueden sacarlos de la circulación, mientras no se resuelvan los problemas de movilidad de la ZMG.

“Lo que pasa que ahí sería un efecto como inverso, por un lado, combatimos la irregularidad del transporte, pero por el otro lado dejamos a muchos ciudadanos sin transporte”, argumenta.

El secretario general de la sección de Mototaxis, del Sindicato “Libertad”, Andrés Blanco desmiente que haya disminuido el número de unidades.

Señala que existen alrededor de 6 mil y que no pueden desaparecer o ser sustituidos, debido a que su operación es de bajo costo.

“En los lugares donde operan los mototaxis no sería viable meter una camioneta de un millón de pesos porque no te va a redituar, ni al inversionista que va a comprar la camioneta le va a convenir. Van a quedar estos huecos de todas maneras para los motaxis, ¿por qué ahí no se mete Uber o se mete el taxi? Porque se descompone su vehículo y es ilógico que una camioneta se va a meter a donde no se meten ellos”, refiere.

El gobierno del estado prometió desde el 2016 el reordenamiento del transporte público en el municipio de Tlajomulco, pero el proyecto de las tres rutas troncales en 8 de Julio, carretera a Chapala y Camino Real a Colima sigue en suspenso.

El alcalde, Alberto Uribe asegura que los habitantes de este municipio no esperarán más por un mejor servicio y que arrancará en breve.

“Esto se ha retrasado porque es una serie de licitaciones, porque es un mundo de consensos, porque hay muchos empresarios, la idea es que en algunas zonas haya una sola empresa y sumar a todas a las empresas significa concesos muy complicados de construir”, argumenta el presidente municipal.

Mientras tanto, los mototaxis se agrupan en el Sindicato Libertad para buscar regularizar el servicio con concesiones o permisos bajo los lineamientos que establezca el Congreso del Estado.

Actualmente operan en un acuerdo verbal con la secretaría de Movilidad,  con la cual se comprometieron a prestar el servicio dentro de las colonias y no circular en avenidas.

El servicio de transporte pirata, solución al desempleo.

Santa Fe y Chulavista, son los desarrollos de vivienda de interés social más grandes de la ZMG.

Según el Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial (POET), ambos fraccionamientos se asentaron en una zona de suelo barato, alejada del empleo, recreación y educación y sin alternativas de movilidad.

“El 86% de los créditos de Infonavit vienen a Tlajomulco, pero no el 86% del transporte, ni el 86% de educación, ni el 86% de nada”, reclama el alcalde Alberto Uribe.

El POET precisa que Santa Fe y Chulavista, “originan por sí solos entre 25 mil y 50 mil viajes por día, demanda que se suma a decenas de otras colonias y asentamientos que se reproducen de manera dispersa en el territorio y que no hacen más que saturar a una red vial escasamente desarrollada, que soporta 50 mil vehículos en circulación y a un insipiente y desarticulado sistema de transporte público que atiende a unos 153 mil usuarios al día”.

En este escenario, los servicios de transporte pirata resuelven dos necesidades: movilidad y empleo.

El censo de mototaxis que se hizo en este municipio, arrojó que el 59.56% operaba en esas colonias, donde representan una economía.

En el corazón de Santa Fe, la tienda Argentino Motors vende y da servicio a los mototaxis, de la marca Bajaj, importados de la India.  Cada unidad cuesta 64 mil 900 pesos y se compran al contado. Se apartan con un anticipo de 5 mil pesos, en cinco días se hace la entrega y se liquida la cuenta.

Una quinta parte de las unidades que circulan en todo Tlajomulco de Zúñiga son conducidas por sus propietarios y es una forma de autoempleo. El resto son operados por dueños que tienen más de dos y que ofrecen una fuente de trabajo a choferes.

Servicios Coordinados Condominales, es la operadora con más mototaxis, al registrar 56.

Un joven chofer, que pidió el anonimato, asegura que este empleo es mejor alternativa que laborar en una fábrica como obrero, por un sueldo de 800 pesos por semana.

Después de trabajar tres meses como chofer de mototaxis, empezó a manejar un taxi comunitario del mismo patrón.

Al día paga 200 pesos de renta del vehículo. El resto es su ganancia, pero si no alcanza a reunir la cuota, la tiene que recuperar al siguiente día o se le acumula un saldo en contra.

• Paralelo 20

Paralelo 20
Equipo de redacción especializado en información WEB y con formación en radio, televisión y periódicos.

Te puede interesar:

Villa Corona, usurpación impune

El pasado 15 de septiembre, Ramón Sierra Cabrera salió al balcón de la presidencia municipal …