Inicio / Especiales / Macrobús, hacia ninguna parte

Macrobús, hacia ninguna parte

Con una sola línea por la Calzada Independencia que ha provocado todo tipo de ataques, el Macrobús sigue su solitario camino sin planes concretos para crecer.

Blanco de numerosas críticas, el Macrobús padece los calores del verano cada año.

Los grandes calores que acompañan esta temporada, provocan entre los usuarios malestar general por lo que una vez más ponen en duda si fue la obra integral que se esperaba para el tema de movilidad.

Con una sola línea, sin planes concretos de crecimiento y con el slogan de “Tu ciudad se mueve en grande”, el Macrobús fue inaugurado en el 2009 con una sola línea que atraviesa la Calzada Independencia y que provocó la suspensión de al menos 90 rutas que cruzaban por esa rúa.

Un estudio comparativo realizado por Metrobús de Monterrey, cuestiona la funcionalidad del Macrobús en los siguientes términos. Mientras que el de Monterrey recorre 19.5 kilómetros, el de Guadalajara lo hace en 16.

Metrobús tiene 36 estaciones, el Macrobús 27; Metrobús usa 80 autobuses, el de aquí 45; el de Monterrey moviliza al día a 250 mil usuarios, el de Guadalajara 130 mil; Metrobús emplea 34 minutos para el recorrido, el Macrobús 60 minutos; el de Monterrey costó 250 millones mientras que el de Guadalajara 520 millones de pesos.

Otros especialistas en temas de movilidad han cuestionado el propio sistema de camiones articulados porque es antiguo ya que tiene más de 40 años operando en América Latina. El primer modelo fue implementado en Perú a fines de los sesentas y luego le siguieron Curitiba, en Brasil en 1974; Sao Paulo, en 1995; Quito, Ecuador en 1996; Bogotá, Colombia en 2000; en Monterrey en 2002; en 2003 en León, Guanajuato y en 2005 en Guatemala y Ciudad de México.

La mayoría de los sistemas BRT, funcionan en dichas ciudades como líneas alimentadoras del metro y no como un modelo propio de movilidad.

En la capital del país, por ejemplo, se llama Metrobús y nació hace ocho años. Tiene cuatro líneas y en proceso de construcción la quinta; ha logrado que 122 mil personas dejen su auto y utilicen el servicio. Además, transporta a 864 mil usuarios y en el último trimestre de 2013 serán 920 mil al incorporarse la ruta cinco, significarán cerca de 25% de los usuarios que tiene el Metro con 12 líneas.
Se estima que con las 377 unidades ecológicas que prestan el servicio en las cuatro líneas del BRT en el DF, al año hay una reducción de 110 mil toneladas de contaminantes

La suerte de la línea dos del Macrobús para Guadalajara que atravesaría de Zapopan hasta Tlaquepaque, quedó sólo en proyecto.

Para la línea dos ya existían autorizados 952 millones de pesos del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), pero fueron devueltos cuando los alcaldes priístas rechazaron la opción para seguir peleando por recursos para la línea tres y cuatro del tren ligero.

El compromiso de Aristóteles

Desde el 09 de julio de 2010 en Facebook, el entonces presidente municipal de Guadalajara, Aristóteles Sandoval, estableció su compromiso en torno a la movilidad: sí al tren ligero y en veremos el Macrobús:

Platón decía, hace más de 24 siglos, que “la más bella y la más alta de las formas de la sabiduría es la que se ocupa de la organización de las ciudades y de las familias.”
Hago pública a mis amigos de facebook mi postura en materia de movilidad urbana, ante los crecientes cuestionamientos que me han hecho en redes sociales al respecto y la relevancia que ha adquirido el tema en la ciudadanía.
Por supuesto que como gobernantes es nuestro deber tomar decisiones y ejecutar proyectos, pero las obras públicas de gran impacto considero es necesario consensuarlas con la gente —por eficiencia y eficacia gubernamental, por razón incluso democrática— y con ello quiero decir que no se busque la participación ciudadana únicamente desde una lógica disyuntiva (“sí” ó “no”) sino una “participación propositiva”, es decir, en qué términos aprobarían obras públicas en materia de movilidad urbana.
En nuestra administración consideramos necesaria la participación de la ciudadanía en la elaboración de los planes parciales de movilidad, y así lo haremos.
En los planes parciales hemos decidido dar un viraje histórico, estudiando la proyección de la ciudad desde otra óptica, contemplando el transporte no motorizado (que también significa seguridad para el peatón), la reestructuración de rutas, mejora de los espacios públicos, estaciones multimodales, ejes viales o pares viales, el cambio y sincronización de semáforos, si acabamos o no con unas glorietas o si le damos otro flujo.
Debemos entender como representantes de la sociedad que temas tan trascendentales para la ciudadanía deben de ser consensuadas con la sociedad, por la sencilla razón de los efectos que conllevan estas obras en la vida diaria de la gente. Ya lo decía el célebre arquitecto suizo, nacionalizado en Francia, Chales-Édouard Jeanneret Le Cobusier “el urbanismo es parte de la cultura de un pueblo”. Por esa razón nuestro objetivo es abrir cauces a al diálogo y a la participación propositiva del pueblo en los asuntos de su ciudad, del lugar en que vivimos y habrán de vivir nuestros hijos.
Mi propuesta siempre ha sido, y seguirá siendo, fortalecer el transporte colectivo, por encima del transporte particular. Las grandes ciudades le apuestan al transporte público procurando inhibir el uso intensivo del vehículo particular. Apostarle todo al automóvil ha resultado catastrófico para nuestra metrópoli. Por ello, he venido promoviendo modalidades óptimas de transporte colectivo no contaminante, específicamente el Tren Eléctrico que ha probado ser mejor que el transporte convencional a corto y a largo plazo. También apoyamos la movilidad no motorizada, como alternativa viable.
El arte de construir debe respetar el entorno natural y tener por medida lo humano. Debemos organizar la ciudad de acuerdo a criterios funcionales, ecológicos, sociológicos y económicos.
Asimismo, es importante señalar que en una década el transporte público ha ido perdiendo usuarios en la Zona Metropolitana de Guadalajara, ya que en el 2009 se realizaron 23 por ciento de viajes menos que en el año 1999. Esto representa un millón 36 mil traslados por día que ya no se realizan en transporte público, pero sí en vehículo particular.
Con Tren Eléctrico contribuimos al desarrollo sustentable de la ciudad, y generamos menos accidentes viales, disminución en la contaminación y desplazamientos ágiles, seguros, rápidos y de calidad.
En el tema del Macrobús, como lo he mencionado anteriormente: en Guadalajara no habrá Macrobús sin consulta ciudadana, y si los vecinos dicen que no va, no va el Macrobús. Y ello no significa un absolutismo, es decir, no negamos la construcción del Macrobús, lo que negamos es la realización de obras sin la consulta ciudadana.

Todo pasa por DINA

Con el retorno del PRI al gobierno estatal, la firma Dina propiedad de Raymundo Gómez Flores, ha corrido con la suerte de ser la empresa favorecida con la compra de los nuevos camiones en color verde y hasta con el Macrobús, originalmente Volvo azul en el gobierno del PAN y ahora rojo con cuatro nuevas unidades Dina que costaron 4.5 millones de pesos cada una.

Tras el accidente de la prepa 10 que motivó dar reversa a la tarifa del transporte, el gobierno estatal puso en marcha la primera ruta segura, la ruta 13, misma que comenzó a operar Servicios y Transportes con 21 camiones nuevos marca Dina.

Más adelante, el 17 de julio de 2014, las autoridades estatales dan el banderazo a la ruta 368 con 32 unidades nuevas color verde también marca Dina. La inversión fue de 32 millones de pesos.

Hasta 2015, según datos de la Secretaría de Movilidad, un total de 350 camiones han sido renovados con unidades equipadas con letreros luminosos, cámaras de vigilancia, dispositivos GPS, gobernador de velocidad y rampas para discapacitados.

Fuentes consultadas revelan que de los vehículos renovados, al menos 210 unidades son de la marca Dina y el resto Mercedes u otra firma. Curiosamente siempre que se trata de una empresa estatal, la compra de los camiones es Dina mientras que cuando la decisión es de particulares eligen otras marcas.

En medio de esta transformación del transporte, en el congreso local hay una iniciativa enviada por el ejecutivo para conformar un fideicomiso que sirva de aval a los transportistas para la renovación de unidades.

En concreto, se espera adquirir 359 camiones y los transportistas tendrían 51 meses para liquidar los créditos.

Sería un monto de 623 millones de pesos distribuido de la siguiente forma: 280 para Servicios y Transportes; 99 para Sistecozome; 196 para trolebuses y 48 millones de pesos para el Sistema del Tren Eléctrico Urbano. Para subrogatarios habría 280 en un fondo de garantía, para un total de 903 millones de pesos.

La pregunta, por supuesto, es si con estas nuevas unidades seguirá la buena estrella de Dina y Raymundo Gómez Flores.

 

• Paralelo 20

Te puede interesar:

Santa Cruz, el otro “dueño” del aeropuerto

En la historia de despojos de tierras para construir el aeropuerto internacional Miguel Hidalgo de …